10 consejos para sobrevivir a un verano embarazada

cosejos embarazadas verano

Cuando en pleno invierno te enteras de que estás esperando un bebé, casi no es posible imaginar cómo será pasar un verano embarazada y no digamos ya llegar a término en pleno mes de Agosto.

Las futuras mamás sienten calor, mucho más calor porque su flujo sanguíneo aumenta durante el embarazo. Esto provoca que la temperatura corporal sea más alta de lo normal, aparte de que el “extra” de peso que vais acumulando conforme pasan los meses también influye. Si a esto le añadimos temperaturas de más de 40ºC, solamente pensar en ello os resultará casi insoportable.

Algunas tendréis la suerte de disfrutar del refrescante mar, de una piscina cercana o al menos de un buen aire acondicionado con el que descansar en casa pero la calle no tiene nada de eso y aún no han inventado un “aparatito” de aire acondicionado portátil y no vais a pasaros el verano encerradas. Hay que sobrevivir a ese calor como sea y estos son nuestros consejos para lograrlo:

Reduce el consumo de Sodio: reducir el consumo de sal ayudará a prevenir la inflamación de tu cuerpo. No hay que eliminarlo por completo porque contiene yoduro y este es esencial para la salud del bebé que crece en tu cuerpo.

Quítate los anillos: los dedos son los primeros en hincharse y el calor va a incrementar más este proceso. No queremos que termines teniendo que ir a cortar algún anillo.

Bebe líquidos: al menos debes beber 8 vasos de agua al día y si puedes añadirle zumos de fruta o bebidas isotónicas mejor. Estas te ayudarán a recuperar los electrolitos que se sudan bajo el sol del verano.

Utiliza ropa transpirable: procura que tu guardarropa de maternidad este compuesto de tejidos ligeros como el algodón o el lino y en tonos suaves. Esto ayudará a reducir tu sudor y a evitar molestas erupciones en tu cuerpo en especial bajo el pecho y el abdomen.

Utiliza una protección más alta: aunque por lo general ya utilices SPF15, considera seriamente aumentar el nivel de protección ya que el sol aumenta la producción de melanina y con ello la posibilidad de que aparezca “la máscara del embarazo”. Si proteges tu piel, la producción de melanina se reduce.

Ve a nadar: aparte de refrescarse, dentro del agua tendrás la sensación de que tu barriga pesa menos y ayuda a disminuir la presión del nervio ciático en tu espalda.

Utiliza paños húmedos: coloca paños bien frios sobre tu frente o cuello. Te ayudarán a disminuir la temperatura y el sudor del cuerpo.

Ve al cine o a los Centros comerciales: si estas cansada de estar encerrada en casa bajo el aire acondicionado, visita un centro comercial para dar un paseo (y ver todas las novedades para bebés) o relájate y disfruta de una película en el cine. Ambos están siempre con el aire acondicionado a tope :))

Que te den masajes: durante el embarazo, los masajes pueden ayudar a controlar y reducir la hinchazón de tus piernas. También ayudan a preparar las mamas y en especial los pezones para alimentar al bebé que esperas.

Utiliza un calzado adecuado: Olvídate de los taconazos que usabas el verano pasado y de los zapatos con tiras que se te clavan. Seguramente tu pie crecerá una media talla durante el embarazo. Hazte con un calzado fresco y cómodo que además te mantendrá firme sobre tus pies evitando que tropieces o caídas tontas.

Si ya es duro a veces soportar el calor sin estar embarazada, toda precaución va a saber a poco mientras que “estas en estado”. Procura mantener una actitud positiva y verás cómo se pasa volando. Septiembre está a la vuelta de la esquina… aunque puede que te parezca que este verano el calor no termina nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *