7 cosas que toda mujer embarazada debe hacer, al menos una vez

comer helado durante el embarazo

Las mujeres embarazadas se cansan de escuchar a los demás decirles lo que deben o no deben hacer… ¡Basta! Olvida todo eso que se supone debe preocuparte y busca un momento para practicar al menos alguna de estas cosas, mejor si son todas. No hay nada como un poco de diversión para ti y tu bebé …

1. Lleva un traje de baño en público.

Y si es un biquini, mejor que mejor. Muestra con orgullo esa barriguita que está perdiendo el ombligo y deja que los rayos del sol (con precaución y protección) doren tu cuerpo y lleguen a tu bebé. Energía y salud en estado puro. Pasea por la orilla del mar (fantástico para tus piernas) y disfruta de este verano. Te lo mereces.

2. Sáltate algo a la torera.

No queremos que te saltes ninguna ley pero si te para un policía, resalta tu situación de embarazada o si te apetece comer algo en un restaurante que no está en la carta… A una embarazada no se le niega nada. Disfruta de esa embriagadora sensación de haberte salido con la tuya… alguna ventaja tiene que tener (con este calor) esperar un bebé.

3. Visitar un quiropráctico.

Ese dolor de ciática, el túnel carpiano…Un reajuste de tus huesos te vendrá fantástico, adiós a las molestias.

4. Dale a tu cuerpo un capricho.

Un masaje prenatal o varios… Hay muchos centros y spas especializados en embarazadas. Deja que unas manos te mimen para compensar las manos de ginecólogos y matronas que en la dilatación te masajeen si piedad la barriga para que el bebé se desplace o cualquier otra maniobra o control de la dilatación del cuello durante el parto.

5. Muéstrate como una loca con los extraños.

Si alguien en la cola del supermercado te pregunta al ver tu voluminosa barriga ¿Para cuándo? Responde: “Oh, no…no estoy embarazada”…Ya está bien de que la gente pueda comentar la forma de tu cuerpo libremente. Observa su cara… Solo vale reírse cuando llegues a casa.

6. Tomate un tiempo para estar sola.

Lejos de tus otros hijos, de tu pareja, de tus compañeros de trabajo y simplemente disfruta de un momento para ti. Vuelve a conectar con tu ser interior, a sentirte como una sola persona, a pesar de ese “alíen” que crece dentro de ti y que no para de dar patadas…

7. Comete una tarrina de helado de litro tu sola de una sentada.

O todo un costillar con mucha salsa barbacoa, o la masa cruda de galletas sin hornearlas, lo que te apetezca… Se puede y te sentará bien. Eso sí, procura no hacerlo justo la noche antes de tu prueba de glucosa :))

¿Se te ocurre alguna idea descabellada? Hazla y cuéntanos el resultado…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *