¿Qué hacen las mamás por la noche?

que-hacen-mamas-noche

Muchas seguro que os acordáis del cuento de “La ratita presumida” y de cómo preguntaba a cada pretendiente: “¿Y qué harás por la noche?”, ”Dormir y callar”, “Dormir y callar”… y nosotros añadimos : “Pues cuando seas madre, eso dejará de pasar… “

La maternidad y el sueño es una ecuación que pasa por distintas etapas conforme los hijos van creciendo. Pero no os hagáis ilusiones… ¡No tiene final!. No volverás a dormir a pierna suelta nunca más y nada de dormir los fines de semana hasta las tantas, ¡tienes desayunos que preparar!. Años después, deambularás por la casa o verás la tele mirando el reloj de pulsera y esperando que la fiesta en la que estás acabe antes de que amanezca…

Pero no nos pongamos serios. Las cosas con humor se viven mejor y cuando pasen los años y recuerdes algunas de las cosas que hiciste en mitad de la noche te vas a reír de ti misma y de las cosas que hacen otras mamás. Compartimos sus experiencias:

que hacen mamas noche04

Cuando es un bebé…

“Sentarme en el suelo con el brazo empujando a través de los barrotes de la cuna. La única forma de que se vuelva a dormir es acariciar su espalda durante al menos 9 minutos. ¿Me quedo de pie todo ese tiempo? ¡Noooo! Apoyo mi frente contra los barrotes mientras que estiro mi brazo… Alguna vez he sentido la sensación de quedar atrapada, o me despierto horas después con una espantosa marca en mitad de la frente”

“Me despierta la horrible sensación de que algo caliente empapa la cama. ¡Se hizo pipí otra vez!.. No tengo energía para ponerme a cambiar las sábanas a las 3 de la mañana. Coloco un par de toallas sobre la cama empapada y a dormir. Cruzo los dedos para que sea suficiente y no se cale también… Ya habrá tiempo de cambiarlo mañana”.

que hacen mamas noche02

“Me muevo como un ninja a través de la casa para asegurarme de no hacer ruido. Salto el escalón de madera que chirría y casi me estampo en la escalera. Grito para mi interior (sin emitir sonido alguno) porque he vuelto a clavarme una maldita pieza de Lego y casi tiro el biberón que me pidió el pequeño… Nota mental: ponerme las zapatillas.”

“Subirme a la cuna – “Sí, ya sé que excede el límite de peso de la cuna pero hasta ahora no se ha roto”. Cuando el bebé llora y te quedas sin opciones en mitad de la noche, meterte con él en su cuna parece una buena idea…”

que hacen mamas noche03

Cuando ya duermen solos…

“Te despiertas en mitad de la noche para ir al baño (la edad no perdona señoras) y te paras por su cuarto por si acaso: que largas tiene ya las piernas, esa carita ya no se parece a un bebé en nada, ese pelo que necesita un corte… mañana tengo que pedirle cita para el dentista… El sábado tiene un cumple y aún no he pensado el regalo… ¡Para!¡ Para! Son las 4 a.m y mañana trabajas..

que hacen mamas noche01

Cuando son adolescentes…

“¡Mamá! ¿Me levantas mañana a las 5? Tengo que repasar un examen…” Y tú te arrastras de la cama a esa hora y, mientras él repasa, rezas para que en el examen le toque justo lo que está estudiando, a la par que ordenas algo de la casa o doblas la colada o cocinas esas pechugas que acabas de encontrar olvidadas en el estante superior del frigorífico… Algo bueno tiene que tener esto de levantarse casi en mitad de la noche. Y es sólo el primer examen. ¡Lo que te espera!. Todo vale para mantenerte ocupada mientras que con el rabillo del ojo te aseguras de que no se te duerme sobre los libros… Hoy en la oficina te vas a pegar a la máquina del café”

que gacen mamas noche05

Cuando ya son adultos pero aún viven en casa…

“Ha salido con los amigos y dormirá en casa de uno de ellos. Te despiertas: son sólo las 2 de la mañana, es temprano para que mande un wasap diciendo que ya ha llegado. Das vueltas en la cama, te vuelves a dormir. Las 4 y sin noticias… revisas el móvil, no sea que se quedó sin batería. Das más vueltas pero sin despertar a tu pareja… ¡Imposible! No te duermes… Te levantas a por una tila para llenar la barriga con algo caliente a ver si te relajas… Las 5, las 6, las 7… Lo llamas desesperada… “¡Mamá! Estaba durmiendo… ¿Por qué me despiertas?” Cuelgas y suspiras…”

Estas son algunas de las historia que puede que vivas cualquier noche o, ninguna, si tus niños son de “Dormir y callar”.

Pero por si las moscas, duerme, duerme como Blancanieves o la Bella durmiente, duerme hasta que te duela el cuerpo de estar tanto en la cama.

Mientras no tengas hijos ése será tu privilegio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *