Llega el cole y los deberes…

cole y deberes

Hay una nueva “política” sobre los deberes que se está haciendo viral en las redes. Una profesora de primaria en Texas (USA), ha enviado una nota a los padres de sus alumnos en la que les informa que este año no tendrán deberes. A cambio, esta profesora insta a sus alumnos a jugar, disfrutar de la compañía de su familia e irse a dormir pronto.

cole y deberes4

Al igual que esta maestra, muchos otros ha llegado a la misma conclusión: “No hay evidencia alguna que mandar tarea mejore el rendimiento académico de los estudiantes de primaria”.

Los ecos de protesta sobre el exceso de tareas ya se escuchaban en cursos escolares anteriores. ¿Puede ser cierto que las horas de tiempo de juego perdido, luchas de poder y las lágrimas sean todo para nada? Parece ser que las ventajas de las tareas en las primeras etapas de la enseñanza tengan un dudoso beneficio y, por el contrario, tengan un fuerte impacto negativo.

cole y deberes

 

Un niño que acaba de empezar la escuela merece la oportunidad de desarrollar un amor por el aprendizaje. En lugar de ello, las tareas a una edad temprana hacen que, a muchos niños, la escuela deje de gustarles y se convierta en una rutina poco deseada.

Una vez que los niños llegan a la educación secundaria parece ser que es cuando los deberes proporcionan un cierto beneficio académico, pero siempre con moderación. Más de dos horas por la noche es el límite. Y las últimas investigaciones insisten en que no hay ningún beneficio en el nivel de la escuela primaria.

cole-y-deberes3

Con la llegada del nuevo curso, empezaremos a escuchar en cada hogar por las noches la misma cantinela: “¿Hiciste la tarea?”. Los padres regañan y los niños cansados protestan y lloran.

Cuando la tarea llega antes de tiempo, es difícil para los niños hacer frente a las mismas sin la ayuda de sus padres. Y así llega el daño a las relaciones personales. Hacer de “poli malo” cada noche es agotador para los padres y beneficia bien poco los momentos (escasos en muchos casos por los horarios de trabajo) de convivir en familia y disfrutar de los juegos y las risas con los hijos.

cole-y-deberes2

Los partidarios de las tareas dicen que les enseñan a ser responsables, refuerzan lo aprendido en la escuela y crean un vínculo hogar-escuela con los padres. Pero la responsabilidad se enseña cada día de múltiples formas. Ir asumiendo diferentes tareas conforme crecen: no olvidar la cartera, vestirse, hacer la cama, recoger su cuarto…

Lo que mejor funciona es el juego didáctico y la lectura en casa. Dedicar un rato cada noche y compartir una lectura. Cuando son pequeños la realizarán los padres y conforme crecen y aprenden a leer se intercambiarán los papeles. Siempre y cuando el niño sea feliz con ello. Si después de un largo día en la escuela no le apetece practicar la lectura, escuchemos sus deseos.

Necesitamos recuperar el amor por el aprendizaje y que nuestros niños asistan contentos a la escuela y en ella se sientan felices.

cole-y-deberes

Después de la escuela, el tiempo es precioso para los niños. Si no hay beneficio académico, suponemos que habrán mejores usos para las horas después de la escuela.¿No?

¿Y tú?, ¿estás a favor o en contra de las tareas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *