Muñecos de nieve de Gominolas

La receta navideña que os traemos hoy es tan fácil que no necesita ni un paso a paso con imágenes.
Es divertida, fácil de realizar, pero eso si….¡Tendréis que hacer muchos, muchos porque se los comerán a puñados!

muñecos de nieve de gominola

Los ingredientes son los siguientes:
• palitos de pan tipo Grissini (si son muy largos partidlos por la mitad)
• chocolate blanco o Candy Melts* de color blanco.
• chocolate negro.
• caramelos de color naranja.
• gominolas planas de colores variados.
• gominolas redondas o alargadas para cortar a modo de copa de sombrero.
• tiras de regaliz planas en diferentes colores.

*Pastillas de caramelo de colores para derretir. Se venden en tiendas especializadas en ingredientes y materiales de repostería creativa.

Derretimos chocolate blanco en el microondas durante aproximadamente 30 segundos. Con cuidado porque si nos pasamos se quema y hace grumos desagradables.

Cubrimos la mitad del palito y los ponemos en un vaso o recipiente pero con cuidade de que no se peguen y los metemos unos minutos en el frigorífico hasta que endurecen.

Mientras, hemos derretido un poco de chocolate negro en el microondas o al baño María, como más te guste. Con un palillo o la punta de un pincel de cocina o con un biberón de salsas, hacemos los botones y los ojos del muñeco. Una alternativa son las cuentas comestibles de colores que venden bajo el nombre de “sprinkles” en las tiendas especializadas.

La nariz con una chispa de caramelo derretido del mismo modo… Dejamos secar al frío durante unos minutos.

Pegamos las gominolas (una plana y una redonda) a modo de sombrero con un poco del mismo chocolate. Esperamos que todo se seque un buen rato.

Por último, cortamos un trozo de regaliz plano y hacemos un nudo sobre el palito a modo de bufanda. ¡Ojo! Con mucho cuidado, si no romperemos el palito (Es el momento ideal para que las mamás ayuden a dar el último toque).

muñecos de nieve de gominola

¡Preciosos! Fácil y divertido. Podéis combinarlos en todos los colores.

Recordad hacer muchos porque se los zamparán en un suspiro…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *