Trucos y consejos para realizar las tareas de casa con un recién nacido

tareas domesticas con bebes en casa

Cuando vuelves a casa del hospital con tu precioso bebé en brazos estás feliz pero a menudo cansada y la casa más que darte la bienvenida parece que te cae sobre la cabeza como un ladrillo de canto. Y es que esa pequeña personita exige todo tu tiempo y energía durante las 24 horas. ¿Quién tiene tiempo y ganas de hacer nada?

Como muchas de vosotras no os podéis permitir contratar a alguien para que se ocupe de la casa y tampoco os apetece vivir en un caos, habrá que buscar el modo de compaginar al bebé con las tareas cotidianas.

Trucos para realizar las tareas domésticas con un bebé en casa

tareas domesticas con bebes en casa

Utiliza un porta bebé:

Mientras que el bebé viaja por el país de los sueños, tus manos estarán libres para realizar cualquier tarea. Tan sólo asegúrate de no rociar productos de limpieza alrededor del bebé.

portabebes

Trabaja de forma inteligente, es fácil:

En lugar de estar limpiando y ordenando todo el día, utiliza una cesta para ir guardando todo y al final del día colocarlo en su lugar adecuado Y deja el barrer o fregar para el final de día, porque de otra forma terminarás haciéndolo varias veces…

Cuenta con la ayuda de tus hijos:

Los niños pueden lanzarse a colaborar en las tareas domesticas cuando llega un nuevo miembro a la familia. Desliza un calcetín limpio en su mano, y deja que recoja parte del polvo por donde pase… Esto ayudará a que se sienta una parte importante de la familia y ni te imaginas la de peluda que habrá acumulado ese calcetín al cabo de un rato.

Dosifica las tareas:

No hay que limpiar la casa de arriba a abajo en un solo día. Organiza ciertas tareas para cada día, hará que la casa se mantenga limpia y aún te quedará mucho tiempo para dedicárselo al recién nacido.

Haz del “ruido blanco” tu aliado:

Conseguir que el bebé se duerma puede ser más fácil cuando tiene de música de fondo el sonido de la aspiradora o lo colocas en su hamaca bien sujeto y a tu vista cerca de la lavadora en marcha. Todos estos ruidos blancos (incluso hay aparatos específicos para bebés en el mercado) se convierten en tus aliados mientras que organizas y limpias la casa.

bebe durmiendo

Deja que otros te echen una mano:

Cuando los familiares o amigo se ofrezcan a doblar la ropa o prepararte una comida, acepta su ayuda con los brazos abiertos y una sonrisa. Después de haber compartido nueve meses al bebé en tu vientre, no reduzcas ese tiempo de conexión especial porque has de ocuparte de la casa. Permite que otros te ayuden a realizar las tareas del hogar y concentra tu tiempo y energía en que el recién nacido se acople a su nueva vida de una forma saludable.

Contrata la ayuda, te los has ganado:
Si no te sientes cómoda aceptando la ayuda de familiares o amigos o simplemente no puedes contar con ella, considera seriamente contratar a una persona. El pago de un servicio de limpieza que se haga cargo de las tareas de la casa te permitirá centrarte sólo en tu bebé y sentirte menos presionada y más relajada.

Acepta que las prioridades, con la llegada del retoño, se han modificado y reduce la preocupación de cómo conseguir compaginar las tareas del hogar y el bebé. Coge a tu bebé, respira profundamente y sal con el de paseo. El trabajo de la casa estará hecho…¡con el tiempo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *