Los distintos tipos de paternidad

hiper parenting

La crianza de nuestros hijos ha adquirido nuevos nombres y matices actualmente. Desde los “hiperpadres” hasta el “underparenting” hay toda una serie de opciones en la forma de educar y atender las necesidades de nuestro pequeños.

Y algunos os preguntaréis que demonios es eso…

¿Qué es el Underparenting?

¿Eres de los que carga con la mochila del niño en cuanto sale del colegio? ¿Planificas muchas actividades extraescolares para ellos? ¿Estás obsesionado con que reciban la mejor educación y compartes sus exámenes y notas como si fuesen tuyos?

Entonces claramente padeces la “hiperpaternidad”. Esta vida de constante estrés y de carreras, la competitividad, la inseguridad en el trabajo, nos han hecho cada vez más ansiosos de preparar adecuadamente a nuestros hijos para la edad adulta. Pero estas acciones, que seguro han sido con la mejor de las intenciones, han dado un resultado totalmente contrario: una sobreprotección que les hace aún más frágiles, menos autónomos y con más miedos.

tipos de padres

Diferentes categorías de padres

  • Padres-helicóptero: los que siempre andan sobrevolando la vida de sus retoños sin descanso.
  • Padres-apisonadora: los que allanan continuamente sus caminos.
  • Los hiperprotectores: intentando evitar cualquier tipo de accidente, aunque sea con una simple pelota.
  • Padres-bocadillo: los que corren detrás de sus niños en el parque para que terminen la merienda.
  • Y las madres-tigre: éstas casi dan miedo porque dirigen implacablemente las vidas de sus hijos.
  • Y por último los padres mayordomo: aquellos que hacen de chofer, profesor, entrenador y mayordomo dejando que sus hijos no colaboren en las tareas de la casa.

¿Te has reconocido en alguno de ellos? No importa, aun estamos a tiempo de reconducir estos comportamientos.

Simplemente hay que empezar a hacerles menos caso… lo que llaman el “underparenting”. Para empezar, que lleven su propia mochila, que no nos obsesione la estimulación precoz, que aprendan que a veces es bueno sentirse frustrado o incluso aburrirse… Que aprendan a ser más autónomos (a ponerse la ropa, a cortar la carne, a atarse los zapatos…), que tengan capacidad de esfuerzo y tiempo, mucho tiempo para jugar…Porque no hay manera mejor de aprender las cosas que divirtiéndose.

Y todo esto, no lo hacemos por miedo a equivocarnos, por no decir “NO”, por traumatizarlos… Hay que practicar la sana “desatención”, observarlos pero desde cierta distancia.

La receta es fácil: relajarse para disfrutar de ser padres, para que ellos también disfruten siendo hijos.

¿Crees que esto del “underparenting “ es una idea importante o simplemente otra “moda” de crianza?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *