UN VIAJE IDEAL CON LOS NIÑOS: IR DE CRUCERO.

consejos para ir de cruceros con niños

Realizar un viaje en barco es una alternativa turística que se ha vuelto muy popular en los últimos años. Superado el concepto de que los cruceros son sólo para adultos, las diferentes compañías navieras han lanzado una amplia gama de promociones y servicios especialmente diseñados para disfrutar con los más pequeños.
Cerrad los ojos y pensad como un niño durante un instante: un viaje en barco es una AVENTURA con mayúsculas para cualquier niño. No importa cuál sea el destino, ni cuantas escalas haga, el barco es un mundo por explorar: verse rodeado del mar, atracar en un puerto, ver otros barcos…. ¿Quién no quiere ser un pirata?

cruceros con niños

POR QUÉ ELEGIR HACER UN CRUCERO CON LOS NIÑOS

Si la aventura no os parece suficiente motivo para decidiros por este tipo de viaje, aquí os dejamos algunas razones por las que elegir hacer un crucero con los niños:

· Adiós al equipaje: antes de embarcar, entregas todas tus maletas (no hay límite de bultos ni de kilos) y el personal de a bordo se encargará de depositarlo en tu camarote. Vais a tener la oportunidad de visitar un montón de sitios sin tener que hacer y deshacer el equipaje. ¡Maravilloso cuando vas con niños! Además, muchas de las compañías disponen de todo lo necesario para el pequeño: cunas, tronas, bañera… No tendréis que acarrear con todas esos artilugios.

· Un viaje para toda la familia: Es decir, que los abuelos también pueden apuntarse y los primos e incluso planearlo con familias de amigos. Los cruceros ofrecen actividades para todas las edades: un adulto puede apuntarse a una excursión o realizar un paseo por el puerto y alrededores, otros permanecen en el barco disfrutando cómodamente en una hamaca mientras los niños se divierten en la piscina. Participar en grupo o individualmente de una de sus múltiples opciones y entretenimientos tanto para pequeños como grandes. Los cruceros tiene un programa de actividades tan variado y completo para cada día, que os aseguro será imposible realizarlas todas (y la mayoría son gratuitas).

cruceros para toda la familia

· Comer a cualquier hora del día: olvidaros de tener que buscar donde comer o cenar en un lugar extraño o donde la barrera del idioma o las costumbres puede que lo haga aún más difícil. La mayoría de las compañías han abandonado la rigurosa etiqueta y los turnos fijos de comida. Podrás elegir entre una serie de restaurantes diferentes y en algunos casos con un buffet libre variado y menús que abarcan un amplio horario desde el desayuno hasta la cena. Encontrarás todo tipo de comida internacional y algún que otro plato típico de la zona. Y todas las patatas fritas, pasta, bocaditos de pollo, pizza, hamburguesas y demás delicias para los niños… Y si no lo encuentras, el personal que suele ser en su mayoría especialmente amable, hará todo lo posible para que tus hijos coman a su gusto.

· Diversión y entretenimiento todo el día: piscina, toboganes, juegos de exterior, salas de juegos con ordenador, bailes, música en directo, fiestas infantiles y un sinfín de actividades. Lo más probable es que vuestros niños no quieran pisar tierra durante todo el viaje. Van a conocer a un montón de niños con los que jugar y divertirse. El camarote es tu hotel y el resto del barco es una inmensa ciudad que explorar: de popa a proa. Preciosos rincones donde descansar y disfrutar del mar, de una puesta del sol o de las estrellas. ¿Quién necesita ir a otra parte?

consejos para ir de cruceros con niños

Y para que este tipo de vacaciones sean todo un éxito hemos recogido unos cuantos consejos:

Reserva con antelación, encontrareis paquetes familiares y ofertas muy interesantes. Un mismo crucero en diferentes fechas puede variar mucho su precio.

– Aseguraos de llevar toda la documentación necesaria si algún destino de vuestro crucero requiere pasaporte o visado. Y cuál es la edad mínima del niño aunque la mayoría ya aceptan bebés a partir de los 6 meses.

– Selecciona con cuidado el tipo de camarote, cuanto más alto mejores vistas aunque más posibilidades de marearse. Aseguraos que los niños van incluidos en el mismo camarote o en uno contiguo si reserváis más de uno. Algunos incluso tienen puerta para comunicarse. Pide la cuna o cualquier otro elemento al realizar la reserva y comprueba si lleva algún cargo extra.

– ¡Ojo con la bebidas! Confirma si van incluida o si hay que abonarlas al final del viaje. Si os dejan llevar leche o potitos para alimentar al pequeño y si hay todas las facilidades para calentar un biberón. Si el pequeño tiene algún tipo de alergia o intolerancia, consulta si hay opciones en el menú para su caso específico.

– Revisa las actividades para niños, si el club infantil es gratuito, si hay servicio de niñeras y cuanto vale, edad a partir de la que pueden utilizar la piscina y la edad mínima para participar en las actividades infantiles.

actividades para niños

– Si están muy interesado en una excursión en particular, será mejor que la reserves por adelantado, puedes llevarte la sorpresa de que no queden plazas disponibles una vez que estés a bordo del barco.

– Lleva un pequeño maletín con los medicamentos que utilizas normalmente. Para la fiebre, el mareo, tiritas para las rozaduras, crema solar… Los barcos no tienen farmacia y aunque hay médico a bordo su servicio normalmente no está incluido. Si alguno de vosotros tiene un tratamiento específico y que pueda requerir la asistencia de un enfermero, aseguraros de llevar un justificante oficial en el que se incluya dicho tratamiento, si no de lo contrario os obligarán a una visita con el doctor del crucero (lo que aumentará la factura de unos 25€ a 150 €).

Ya sea por el Mediterráneo o en el lejano Caribe…déjate seducir por el sonido del mar y embarca en un crucero este verano… ¡Os va a gustar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *